10 razones para hacer voluntariado internacional

Voluntariado internacional SAPP
Hacer un voluntariado internacional es transformar tu vida y la del mundo. Es cambiar tu forma de pensar y de sentir. Es valorar muchas cosas que merecen ser consideradas en su justo valor.

 

Lo primero que deberás tener en cuenta si te estás planteando realizar un voluntariado internacional, es que es una experiencia que te marcará. Vas a conocer otro país, otra cultura, otra realidad que es muy diferente a tu vida cotidiana. A cambio, vas a poder compartir momentos y vivencias que tendrán una importante repercusión tanto para ti personalmente como para el futuro de estas comunidades. 

El voluntariado internacional, además, te permite adquirir unas competencias que fomentarán tu desarrollo como persona al mismo tiempo que ayudas a comunidades en desarrollo. Los beneficios de hacer un voluntariado en el extranjero son muchos. ¿Quieres conocer algunos?

10 motivos para hacer voluntariado internacional:

  1. Abre tu mente: Hacer voluntariado en otro país te va a permitir expandir tu forma de ver la vida. Conocerás nuevas culturas, nuevos enfoques. El voluntariado internacional es una manera de viajar consciente. De dejar una huella socialmente responsable en los proyectos en los que vas a colaborar que te permitirá crecer interiormente.
  2. Cambia tu perspectiva: La observación de otras realidades no te va a dejar indiferente. Aprenderás a valorar esas pequeñas cosas que tienes. También te permitirá relativizar las muchas tonterías que nos pasan a lo largo del día. Tu enfoque puede variar después de realizar un programa de voluntariado en el extranjero.
  3. Simplifica: Cuando estás trabajando con gente que no tiene mucho, tu manera de ver las cosas se transforma. Te prepara para vivir de forma menos complicada, con menos pertenencias materiales. Te desprendes de lo superfluo de tu vida, lo que acaba siendo bastante liberador.

    voluntariado-internacional-sapp
    Puedes ser parte activa del cambio
  4.  Prioriza: Por esta misma regla, vas a aprender a poner en orden tus preferencias. Hacer un voluntariado alejado de tu entorno habitual puede ser un modo natural de averiguar si lo que estás haciendo con tu vida es realmente lo que te gusta. Puede ser el espacio que necesitas para darte cuenta de qué es lo que realmente quieres en la vida y si estás haciendo lo realmente correcto.
  5. Descubre tus límites: Posiblemente tu voluntariado te obligue a salir de tu zona de confort. Vas a enfrentarte a nuevos retos. A situaciones que pueden estar alejadas de los que es tu día a día. ¿Qué mejor manera de aprender hasta dónde eres capaz de llegar? Seguro que te sorprendes de tus capacidades y descubres nuevas facetas de ti que no creías poseer.
  6. Amplía tus círculos:  Uno de los grandes miedos a los que se enfrenta una persona que hace por vez primera voluntariado internacional es la soledad. Puedes tacharlo ahora mismo de la lista de los contra. Cuando te embarcas en un programa de voluntariado en el extranjero vas a coincidir con gente que tiene inquietudes similares a las tuyas. Probablemente tenéis puntos de vista y formas de ver la vida muy parecidas. Además como bono extra vas a conocer a un montón de gente local que te aportará nuevos puntos de vista y que te van a acoger con los brazos abiertos.

    voluntariado-internacional-sapp
    Desarrolla tus capacidades haciendo un voluntariado en el extranjero
  7. Adquiere nuevas habilidades: El desarrollo de competencias siempre es un punto fuerte de todo programa de voluntariado. En tu experiencia internacional vas a tener que realizar tareas que tal vez sean nuevas para ti.  El enfoque práctico de este aprendizaje te va a permitir asimilarlas y disfrutarlas de un modo más completo.
  8. Sumérgete en una nueva cultura: No vas a ser un turista. Ni siquiera un viajero. Vas a asimilarte con el país de tu destino y vas a vivir de un modo muy similar al que lo hacen los lugareños. Te sumergirás en una cultura que te aportará un conocimiento más profundo que cualquier recorrido organizado. Siempre hay tiempo para conocer el país, pero haciendo voluntariado internacional, vas a vivirlo.
  9. Espera lo inesperado: A pesar de lo fiable que pueda ser la organización con la que has preparado tu viaje, los imprevistos pueden aparecer en tu viaje solidario. Aprende a convivir con ellos. Sacarás un gran aprendizaje que te demostrará tu capacidad de adaptación y flexibilidad con el entorno.
  10. Pasa a la acción: Realizar un voluntariado internacional es uno de los mejores modos de pasar a la acción. Te conviertes en motor del cambio que actúa para aliviar desigualdades. 

En SAPP llevamos muchos años desarrollando programas de cooperación internacional y somos conocedores de muchas de las cuestiones que surgen a la hora de preparar un viaje de voluntariado. ¿Qué necesito? ¿Me gustará? ¿Estaré a la altura? Todas son preguntas perfectamente válidas que te ayudamos a resolver. 

Antes de decidir tu viaje, infórmate sobre tu destino, el tipo de proyecto en el que te vas a involucrar, las tareas que desempeñarás, la cultura del país al que irás… Elige conociendo los máximos detalles de tu estancia. Un voluntariado de este tipo no es algo que se decide de un día para otro. Es necesario meditar, ver si realmente si ajusta a nuestras necesidades y planearlo con tiempo.

En SAPP te podemos ayudar a encontrar el mejor viaje de voluntariado internacional que se adapte a ti. ¿Hablamos?


Imagen portada: Adrianna Van Groningen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *