Santa Philomena es ya una realidad

Finaliza con éxito el proyecto de construcción de la Escuela de Santa Philomena en Uganda

 

La Escuela de Santa Philomena ya funciona a pleno rendimiento en el distrito de Masaka en Uganda. Hace ya unos cuantos años que os anunciábamos la llegada de los primeros escolares. Hoy en día este complejo educativo atiende a más de 800 huérfanos y menores desfavorecidos de entre 3 y 17 años de las poblaciones cercanas:  Lwabikere, Kalagala, Kitenga, Kayunga y Kasana.  

Una escuela preparada

La Escuela Primaria de Santa Philomena fue planificada con el objeto de facilitar el acceso a la educación de la numerosa población escolar de la zona. Con esta escuela se pretendía luchar contra el gran absentismo escolar existente. Los niños y niñas tenían que andar hasta 16 kilómetros diarios para poder ir a la centro educativo más cercano. La inseguridad ciudadana obligaba a muchas familias a dejar a sus hijos e hijas en casa para evitar los innumerables situaciones peligrosas que corrían diariamente.

El proyecto “Educación, motor de desarrollo: proyecto de construcción de una escuela en el distrito de Masaka (Uganda)” fue ideado como un complejo con varias construcciones. La escuela propiamente dicha consta de diez aulas: tres de preescolar y siete de primaria. En el primer bloque de construcción, el Lower Block, se han situado las clases de los más pequeños. Desde la Baby Class para los peques de tres años hasta el aula P3 que corresponde al alumnado que está cursando tercer curso de primaria. En el Upper Block estarían las aulas destinadas a los alumnos más mayores. Además, la Escuela de Santa Philomena cuenta con una letrina acondicionada y una cocina que atenderá las necesidades primarias de los menores escolarizados.

Santa Philomena escolariza a más de 800 menores huérfanos o e de entornos desfavorecidoss
Santa Philomena escolariza a más de 800 menores huérfanos o e de entornos desfavorecidos

La incorporación de una cocina a este proyecto ha permitido mejorar la alimentación de los menores.  La malnutrición es un tema muy presente entre las familias ugandesas. El 73% de los menores de 5 años sufre problemas con su crecimiento que afectan a su desarrollo físico y cognitivo. Con las instalaciones de la cocina en funcionamiento esperamos favorecer este aspecto tan necesario en cualquier comunidad. 

El área en la que se ha construido este complejo escolar es una extensa comunidad rural, dependiente exclusivamente de la agricultura para su subsistencia. Como resultado, muchas personas en el área viven debajo del umbral de la pobreza. En muchas ocasiones las necesidades médicas son de difícil cobertura. Para subsanar esta situación está prevista la creación, en un futuro próximo, de una clínica que atienda las necesidades médicas de este distrito del centro del país. Las cinco aldeas tienen un elevado número de menores afectados por el  VIH. Enfermedades endémicas como la malaria, la disentería, la tos ferina o la fiebre tifoidea también son una constante en la salud de estas comunidades ugandesas.

 

Un proyecto de largo recorrido

Tras años de duro trabajo tanto en el terreno como en el exterior recogiendo fondos para este ambicioso proyecto, SAPP y su contraparte en terreno, Green Village Children Centre pueden afirmar que el objetivo ha sido conseguido.

Se cumple así con uno de los principales objetivos de SAPP: ayudar a crear un futuro mejor, autosuficiente y sostenible en el tiempo para cada comunidad en la que intervenimos. En la actualidad la Escuela de Santa Philomena ya funciona con normalidad. Las aulas están llenas de alumnos y alumnas que siguen con sus lecciones y su educación.

santa philomena
La inauguración de la Escuela de Santa Philomena se convirtió en un gran acontecimiento para toda la comunidad

La inauguración de la Escuela de Santa Philomena el pasado mes de diciembre estuvo repleta de cantos, abrazos y muchísima alegría por comprobar que el esfuerzo de todos y todas habían convertido en realidad este proyecto.

Gracias amigos y amigas por contribuir a construir un futuro. Queda muchísimo por hacer, incluso en la Escuela de Santa Philomena, pero con la ayuda de todos lo lograremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *