SAPP asume nuevos retos

escuela de boyase en Ghana

Nos unimos al proyecto de la Escuela de Boyase en Ghana

¿Qué hacer cuándo te encuentras una escuela aislada, en pésimas condiciones y realmente peligrosa para quienes estudian y trabajan en ella? Pues pensar cómo puedes hacer para mejorar esta situación. Este fue el planteamiento que se hizo Bróna Walsh cuando descubrió el estado en el que se encontraba la Escuela de Boyase en Ghana.

Hace un par de años Bróna decidió realizar un viaje solidario con SAPP para colaborar en uno de los proyectos que se estaban desarrollando en Ghana. Durante su estancia, Bróna se encontró con Boyase, una pequeña comunidad agrícola de apenas 700 habitantes que está a unos 30 kms. de Kumasi. Las malas condiciones de las carreteras y su pésima conservación hacen que este trayecto se alargue más de 2 horas. Se trata de una población aislada en el centro-sud del país.

 

Escuela de Boyase
Bróna Walsh principal impulsora de la Escuela de Boyase

 

Lo que realmente sorprendió a Bróna fue el lamentable estado en el que se encontraba su centro escolar. La Escuela de Boyase había sido planeada como un complejo educativo con varias edificaciones. Un par de edificios destinados a aulas y oficinas. Otra construcción albergaría las cocinas que darían servicio a la comunidad escolar de la zona. Unos 400 alumnos y alumnas asisten a este centro y reciben su educación en condiciones realmente preocupantes.

¿En qué estado se encuentra actualmente la Escuela de Boyase?

El primer edificio, que alberga un par de aulas y la oficina de la escuela, está techado de forma muy precaria. Chapas de metal sin sujeción fija y palos de madera conforman un tejado que no ofrece ninguna garantía de seguridad. El estado del segundo edificio no es mucho mejor: su estructura es de barro y, por el momento, no posee ningún tipo de cerramiento. Esta construcción fue costeada, con mucho esfuerzo, por la propia comunidad de Boyase que ve como, año tras año, no llegan los fondos prometidos por el gobierno ghanés. Desde hace seis años ninguna inversión en el sistema educativo de esta área empobrecida de la región de Ashanti ha sido realizada.

 

escuela de boyase Ghana
El estado actual de la Escuela de Boyase no garantiza la seguridad de los menores

 

La cocina de la Escuela de Boyase carece de una mínima infraestructura en la que preparar y dar de comer a la comunidad escolar. El alumnado tiene que esperar hasta tres horas para recibir sus comidas. Sin menaje, mobiliario y cocinando a base de fuego, resulta muy complicado atender a todos con unas condiciones básicas de higiene. 

A los importantes problemas de infraestructuras se les suma el total abandono por parte de las autoridades escolares del país. La Escuela de Boyase no recibe ningún tipo de libro de texto o material escolar que facilite el aprendizaje de los alumnos y alumnas que acuden al centro. En muchas ocasiones es el propio profesorado el que utiliza sus recursos propios para poner remedio a esta falta de medios. Esta escasez se refleja en el proceso de aprendizaje que se enlentece exageradamente. Así mismo la incapacidad de  acceder a un sistema educativo de calidad incide en el nivel del alumnado.

Prioridades del proyecto

Cuando Bróna nos contó el estado en el que se encontraba Boyase, SAPP decidió embarcarse en este nuevo proyecto tan necesario para una comunidad con escasos recursos económicos. El objetivo principal es ayudar a aliviar los problemas que en estos momentos tiene la escuela, tanto de infraestructura como de falta de materiales didácticos. 

Se ha establecido un plan con varias fases que pretende conseguir una escuela operativa que facilite una educación óptima y con unos estándares de calidad adecuados.

El objetivo de la primera fase es finalizar los edificios que albergan las aulas con unos techados adecuados. Es necesario cementar los suelos y fortalecer la estructura de los edificios para que cumplan unos requisitos de seguridad mínimos que garanticen el bienestar de todas las personas que estén en la Escuela.

 

escuela de Boyase Ghana
Son necesarias muchas manos para el proyecto de la Escuela de Boyase

La segunda fase se centrará en la adecuación de la cocina de manera que se puedan acortar los tiempos de las comidas. Proporcionar una alimentación adecuada es vital para aumentar los niveles de salud y rendimiento escolar.

La fase siguiente consistiría en la dotación de material escolar adecuado que permita un programa educacional apropiado. Además de libros de texto y libros de lectura, se ha previsto la construcción de una biblioteca comunal que facilite el acceso a la lectura para la comunidad. 

La edificación de un pequeño albergue para el alojamiento del voluntariado que participe en la construcción de la Escuela de Boyase será la cuarta y última fase.

La Escuela de Boyase tiene la suerte de contar con una Project Manager de lujo: la propia Bróna es la encargada de sacar adelante este proyecto en el que se ha involucrado al 100% desde que lo descubrió en su viaje de voluntariado internacional. Esta comprometida irlandesa, afincada en Burgos, ya ha creado una serie de eventos destinados a recaudar fondos que estarán destinados a la mejora de una comunidad que realmente lo necesita.

 

¿Quieres ser como Bróna y ayudar a construir un futuro para comunidades que lo necesitan? Puedes participar en el Teaming abierto para este proyecto desde 1€/mes.

En SAPP podemos orientarte sobre el viaje de voluntariado internacional que más te conviene. Consulta la mejor manera de convertirte en agente del cambio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *